Fran Rosa

30 Mayo 2017

Diseño

Necesito un logo: Servicios de diseño low-cost

English: I Need A Logo: Low-Cost Design Services

Si necesitas un logo puedes encontrar un montón de opciones diferentes, desde diseño de logos barato, a agencias de marketing más costosas. En principio, deberías escoger el mejor profesional o equipo que te puedas permitir. Pero con tantas opciones low-cost, ¿estás tirando el dinero?

Hay dos maneras de reducir el coste de un servicio. Primero, eliminando gastos, reduciendo tus costes operativos al mínimo necesario — por ejemplo, si tienes un negocio local puede que no necesites contratar una empresa con presencia internacional.

La segunda manera de reducir costes es eludiendo responsabilidades. Para ilustrar ésto, usaré diferentes escenarios en los que la solución low-cost puede ser una opción.

Primer escenario

Tienes una fantástica idea dibujada en una servilleta. Ya sabes exactamente cómo debe verse.

En este caso estás asumiendo toda la responsabilidad, y sólo necesitas contratar a un diseñador para ejecutar tu idea. Trabajar con un estudiante de diseño, o un diseñador barato en otro país está bien, porque si hay algún problema con el logo — si no es original, o no funciona — la culpa será tuya.

You could also buy a stock vector logo, but if you find one that matches exactly your idea, maybe it wasn't really original and you should give it a second thought.

Contratar a un profesional con experiencia puede ser difícil, porque algunos no querrán trabajar en un proyecto en el que las decisiones ya se han tomado, pero pueden evaluar problemas como malentendidos, falta de legibilidad o problemas de composición, si estás abierto a sugerencias.

Segundo escenario

Conoces tu empresa/marca/producto. Conoces bien tu sector, sus tendencias, y lo que tus clientes esperan.

En este caso estás asumiendo la dirección de arte, y necesitas a un diseñador que aporte una idea original. Contratar a un diseñador freelance recién graduado o con poca experiencia está bien, si eres realmente capaz de establecer la dirección que necesita para hacer su trabajo, y juzgarlo aportando las sugerencias necesarias. Él o ella se responsabilizará del concepto y ejecución del logo, pero si el estilo o la dirección de arte no son acertadas, será culpa tuya.

Contratando a un profesional con experiencia en dirección de arte, tendrás una nueva perspectiva de alguien con una mayor cultura visual, y contratando a una empresa con un equipo de investigación puede validar o refutar tu percepción.

Tercer escenario

Tienes una vaga idea de qué elementos debería incluir tu logo, o en qué basarse. Pero no tienes idea sobre el estilo, sólo los elementos.

Éste es el escenario más común. Tienes una o más ideas como punto de partida, pero no sabes qué hacer con ellas. Necesitas a un profesional con experiencia en diseño de marca que pueda guiarte durante el proyecto. Déjale hacer su trabajo, y sé abierto sobre a dónde pueden llevarte tus ideas iniciales.

Contratando a un profesional o equipo con experiencia en estrategia de marca puede suponer que se pongan en duda tus ideas iniciales. Sé honesto y di lo que piensas, y deja que te asesoren.

Cuarto escenario

Estás creando una empresa/marca/producto en un área fuera de tu ámbito de experiencia, o necesitas actualizar tu logo por un cambio importante en tu empresa/marca/producto.

En este caso, un equipo con experiencia en estrategia de marca es tu mejor opción. Pueden explorar opciones contigo, hacer la investigación necesaria del ámbito en el que te adentras y planear una estrategia contigo.

Si realmente te adentras en terreno inexplorado, una agencia de marketing que pueda asesorarte con tu estrategia empresarial puede ser necesario.

Conclusión

Los logos low-cost existen porque hay demanda, sólo debes preguntarte si son adecuados para ti.

Si tu compañía es nueva y pequeña, tu marca puede tener poco valor, y puedes querer asumir más riesgos, siempre y cuando estés dispuesto a pagar el precio de tus errores. Si tu compañía es grande y tiene historia, tu marca puede tener un gran valor, y cualquier riesgo puede tener un coste brutal.

Cuando consideres el coste de tu logo, piensa también en el valor que tu marca tiene — o puede llegar a tener — porque eso es lo que estás arriesgando.