Fran Rosa

17 Agosto 2016

Orgullo

Drogas gratis: Un año repartiéndolas

El pasado viernes fue la última salida del año. Estuvimos en una discoteca de Barcelona donde suelen ir sobre todo gente joven, de entre 18 y 25 años. Estuvimos unas horas y, como siempre, nos dedicamos a repartir las dosis que habíamos preparado, en forma de cristales y pastillas. Este año lo he hecho veintiséis veces.

Cuando montamos el puesto en alguno de los bares, discotecas y saunas a los que solemos ir, todo el mundo que pasa a nuestro lado no puede evitar mirar, aunque sea de reojo. Un rótulo gigante anuncia Drogas gratis, y cuando alguien se acerca, las bolsitas con pastillas o cristales y el texto Drogas gratis siempre sorprende la primera vez que lo ven.

En realidad tanto en los rótulos como en las bolsas pone Información sobre drogas gratis, aunque lo de información lo pone mucho más pequeño para potenciar el efecto. Y tanto las pastillas como los cristales, de vivos colores, son de azúcar. Pero el primer paso se consigue, que es que la gente se acerce, nos salude, y nos preste atención. No pocas personas se han sentido decepcionadas al descubrir el engaño, pero no por ello renuncian al dulce. Como cantaba Mary Poppins ‹Si hay un poco de azúcar esa píldora que os dan satisfechos tomaréis›.

Después de un año entero como voluntario en el programa InfoDrogas Gratis, que se basa en dar información entre iguales sobre gestión de riesgos en el uso de drogas — y también en salud sexual — en espacios de ocio LGTBI, la experiencia me ha enseñado muchas cosas.

La gente antidroga

Muchas personas se acercan únicamente para acusarnos de promover el uso de las drogas, de promocionarlo, de hacer apología. Nosotros no lanzamos ningún mensaje a favor del consumo de drogas, pero tampoco en contra, y eso hay mucha gente que no es capaz de procesarlo.

Durante muchos años nos han dicho que las drogas son el enemigo, que estamos en guerra contra las drogas, lo que no ha hecho que se reduzca su consumo, que es el objetivo que persiguen esas campañas. Nosotros trabajamos en un ámbito distinto, que es el de la gestión de riesgos. Es algo parecido a lo que se ha hecho durante muchos años con las personas que consumen drogas por vía parenteral, que se pinchan. Se les ofrecen gratuitamente jeringuillas nuevas a cambio de que lleven las usadas, de manera que se consiguen dos cosas: que no reutilicen y compartan jeringuillas — que es un riesgo enorme para su salud — , y que no dejen abandonadas las jeringuillas usadas — que es un riesgo para la salud de otros. Lo que nosotros hacemos es distinto porque nos dirigimos sobre todo a usuarios recreativos de drogas, mientras que el programa de intercambio de jeringuillas es para drogodependientes que en su mayoría se encuentran en situaciones de exclusión social. Ese es un programa de reducción de daños, y no tiene como finalidad facilitar que los drogodependientes sigan siéndolo, sino hacer llegar información y acceso a los servicios socio-sanitarios a aquellos que lo son.

Lo que nosotros hacemos es gestión de riesgos y de la misma manera no tenemos como objetivo promover o facilitar el consumo, sino dar la información adecuada para que todo el mundo sepa cuáles son los riesgos, cuáles son evitables y las estrategias para reducirlos.

Normalizar las drogas

Esto es algo que sí es un objetivo que tenemos, el de normalizar las drogas. No su consumo, que ya está normalizado, sino hablar sobre ello. Es muy sorprendente ver como, muchas veces, cuando un grupo de amigos entra en una discoteca y empieza a hablar con nosotros, que no lanzamos mensajes genéricos ni juzgamos, entre ellos se producen conversaciones sobre drogas. Muchas veces son conversaciones que nunca se habían tenido. Hablan entre ellos sin tapujos de las drogas que han consumido, de los efectos que tuvieron para ellos, de las experiencias buenas y malas que han tenido. Y muchas veces hay sorpresa entre amigos al revelarse una información que no conocían.

Y es que hacen falta oportunidades — momentos y espacios — para hablar de drogas abiertamente, sin medias tintas. Hablando de lo que se consume, de cómo se consume, de las experiencias, las dudas, los miedos. Es un tema tabú aún muchas veces incluso en grupos de amigos, y está bien que el tema salga y poder hablarlo en un entorno donde nadie te juzga, sólo se intercambian vivencias e información. Porque la información sobre los efectos de las drogas que nosostros podemos proporcionar es información conocida, únicamente propiciamos un espacio donde la gente se sienta segura compartiendo información sobre su propia experiencia y preguntando. No es fácil que alguien vaya a tener una conversación honesta basada en la curiosidad con una figura de autoridad, sea un médico o un profesor. Hablar con alguien que te escucha y te da información sin jugzarte ni decirte qué tienes que hacer es mucho más fácil, y lleva a conversaciones muy constructivas.

La desinformación

Existe continuamente una gran cantidad de sensacionalismo, exageración y falta de rigor en cómo se tratan las drogas en los medios de comunicación, tanto en la ficción como en la información periodística. Y eso genera miedo entre la gente.

Una de las preocupaciones que mucha gente nos manifiesta es el miedo a que les droguen sin su consentimiento. Que les echen algo en la bebida. Y esa desinformación es muy grave. Primero porque se genera un miedo irracional a sustancias concretas, como la burundanga. ¿Por qué tiene la gente tanto miedo a que alguien les ponga en la bebida con intención de violarla una droga que apenas se encuentra en nuestro país? Sólo existe un caso documentado de una persona a la que se le haya suministrado escopolamina — lo que los medios llaman burundanga — sin ser consciente, y no fue con fines sexuales, sino como venganza.

Y lo más grave, es que eso desvía la atención del hecho que la droga que más se usa con intención de tener sexo con alguien, y la que está asociada a más relaciones sexuales no deseadas es el alcohol. Y es que entre las sustancias sobre las que proporcionamos información, se encuentra el alcohol.

En el año que está a punto de empezar seguiremos repartiendo información sobre drogas. Si tienes cualquier duda sobre alguna droga, o si quieres saber más sobre el programa InfoDrogas Gratis puedes ponerte en contacto con nosotros.